Turismo

Semana Santa

Gerena es un pueblo con una gran tradición cofrade, además de la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción, donde reside la Asociación de Fieles del Gran Poder, cuenta con dos capillas que son sede de Hermandades de gran antigüedad, la Hermandad de la Vera-Cruz (la de abajo) y la Hermandad de la Soledad (la de arriba).

La Asociación de Fieles de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos y Santo Domingo de Guzmán.

Fundada a finales del año 1500 como hermandad de Gloria de la Virgen del Rosario. Tenía en propiedad bastantes casas, terrenos, pies de olivos e innumerables joyas, según el inventario realizado en el año de 1786. A finales de agosto de 1950, un grupo de hermanos y de conformidad con el cura párroco de la localidad por entonces, D. José Mª Gutiérrez Saldaña, deciden reorganizar y volver a formar la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y María Santísima del Rosario, y entre otros acuerdos deciden comprar una imagen del Señor en Madrid.

 Al paso de los años vuelve a desaparecer, hasta que a finales de los años ochenta un grupo se hace cargo de la Asociación, que poco a poco ha ido creciendo en patrimonio humano y material. En 2011 abrió expediente ante el Palacio Arzobispal para iniciar el camino que le lleve a convertirse en Hermandad.
Procesiona el Miércoles Santo  con un solo Paso en silencio, el del nazareno del Gran Poder, imponiendo su sobriedad por las calles del pueblo. En el mes de octubre procesiona la Virgen del Rosario.


 

 

 

La Pontificia, Real y Antigua Hermandad de San Benito Abad, y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz y María Santísima de la Sangre.

La fundación de la Hermandad de la Vera-Cruz, data del primer tercio del s. XVI., en cambio la Cofradía de San Benito tiene sus orígenes en la ermita de dicho santo, construida hacia el s. XIV. Posteriormente, a la ermita se le agrega un hospital, y entre 1560 y 1570 se establece en este lugar la residencia de ambas Cofradías.

 San Benito y Vera-Cruz convivieron en este lugar, siendo reconocida de forma canónica en 1589. Fruto de esta unión y reconocimiento se elaboran nuevas reglas en 1598, ya que a razón de ser pobres y tener pocos cofrades, ambas Hermandades se fusionan en una sola. En referencias a estas reglas, se conoce que la cofradía procesionaba en la noche del Jueves Santo y en ella se distinguían dos tipos de cofrades, los cofrades llamados de Sangre y los de luz.

 También es sabido que asistían a la procesión el clero parroquial y la comunidad de frailes recoletos del convento del Señor San Francisco de Vallehermoso, unos veinte que vivían a media legua del pueblo. Con motivo del establecimiento de la Cofradía de Vera-Cruz y su unión con San Benito, el hospital pasará a denominarse "de la Sangre", siendo su ermita reconocida como Iglesia en 1650. El 15 de Septiembre de 1792 se concede por Bula Papal el privilegio perpetuo de Altar de Ánimas para el altar Mayor. Destacar el reconocimiento del Rey Carlos IV en 1798, el cual dona a la Hermandad 1000 reales de vellón, siendo incorporado a su lista de Hermanos de Honor.

A finales del s.XVIII y principios del XIX la Hermandad es obligada a desprenderse de la mayoría de sus bienes, consistentes en tierras y casas, a consecuencia de la desamortización. El 18 de Febrero de 1834, son aprobadas nuevas reglas por el Consejo de Castilla y S.M.Dª. Isabel II. En el año 1979, es concedido para la Iglesia de San Benito la reserva del Santísimo Sacramento. En 1993 es concedida una reliquia ósea del cuerpo de San Benito Abad por el Abad del Monasterio de Santo Domingo de Silos.


Procesiona el Jueves Santo con el Cristo de la Vera-Cruz, acompañado por Banda de Cornetas y Tambores, y la Virgen de la Sangre bajo palio acompañado por banda de música.

La Primitiva, Real e Ilustre Hermandad y Cofradía del Santo Entierro de Cristo, Nuestro Señor de la Paz en su Resurrección Gloriosa, Nuestra Señora de la Soledad Coronada y San Sebastián Mártir Copatrón de la Villa de Gerena.

La primera referencia que se tiene sobre la existencia de la Hermandad es de 1508, según cita en el contrato de las obras de terminación de la Parroquia de la Purísima Concepción “Contigua a la ermita de Santa María”. Otras referencias citan las Reglas de 1674 o las que se conservan de 1832 aprobadas por el Rey Fernando VII. La Capilla de la Soledad, antigua ermita de Santa María de la Asunción y San Sebastián Mártir, referenciadas de principios del s. XIV, tenía un hospital dedicado a transeúntes, en el cual estaban establecidas cofradías gremiales como era costumbre en la época.

Antiguamente la Hermandad se titulaba “Nuestro Padre Jesús en el Sepulcro y María Santísima de los Dolores en su Soledad”. El día 29 de junio de 1999, festividad de los Santos Pedro y Pablo, el Cardenal Fray Carlos Amigo Vallejo reconoció por decreto que la Imposición de Corona a la Santísima Virgen de la Soledad, realizada el día 1 de septiembre de 1974, se consideraba como Coronación Canónica. Hasta los años 40 se celebraba la ceremonia del Descendimiento, para cuyo culto se trasladaba al altar mayor de la Parroquia, donde quedaba instalado con San Juan Evangelista y María Magdalena.
Procesiona de forma alterna cada año entre el Sábado Santo y el Domingo de Resurrección. El Sábado lo hace con el Santísimo Cristo Yacente y la Virgen de la Soledad bajo palio, acompañados ambos por bandas de música. En Domingo lo hace con el Señor de la Paz en su Resurrección Gloriosa en el Misterio según San Juan, “Noli me tangere”, acompañado de Agrupación Musical e igualmente con la Virgen de la Soledad bajo palio acompañada de banda de música.

Fotos de Semana Santa